Spa a la medida

Las vacaciones son para distraerse por un rato. Te proponemos consentirte con un spa casero para que el cuerpo descanse y se recupere de la ansiedad y el estrés que estos días atípicos (y los parciales) nos han traído. Te damos ideas y consejos para todos que pueden hacerse fácilmente en casa, para relajarte.

Escoge un espacio en casa que sea agradable y que invite a estar en calma. Considera que tenga una luz tenue, natural o puedes crear tu propia iluminación con velas o mascadas sobre los focos.

Desconéctate. Si vas a usar tu celular que solo sea para poner una playlist con jazz, música clásica, lofi hip hop (¡lee nuestra nota!), sonidos ambientales, o lo que te relaje más. Puede ser una versión acústica cómo ésta:

Como se trata de estimular los sentidos, sigue la idea de la aromaterapia para ayudarte a mantener la calma. Enciende una vela aromática, incienso, o rocía algún aromatizante por el cuarto. Los olores más eficientes para esto son la lavanda, mandarina, manzanilla, jazmín y la vainilla.

Bebe algo caliente como té para consentir el interior de tu cuerpo. Y si te da hambre, ve por unas frutas, chocolates, macarrones, algo salado si prefieres, el chiste es consentirse.

Exfolia tu cara, aplica una mascarilla casera, busca que cuidados no le has dado a tu piel, barba, o pelo, etc. Aprovecha el momento para hacer todo eso que en el día a día no te da tiempo.

Date un baño relajante. Si no tienes tina, prueba con un masaje en la regadera con un gel de baño espumoso y con calma. También puedes aplicar algún aceite natural para hidratar tu piel.

Si lo tuyo no son los masajes, puedes aprovechar este momento para lo que te genere paz. Puedes leer en silencio o simplemente estar en el momento y disfrutar de estar solo, o tener una conversación profunda con un ser querido.